Unión Europea, las historias insólitas y las curiosidades más increíbles

Casi todo el mundo tiene alguna noción de lo que es la Unión Europea. Sin embargo, no todo es tan fácil como parece a primera vista. A continuación, te invitamos a explorar las facetas menos conocidas de un bloque continental que cambió el mundo en las últimas décadas y tratar de averiguar qué puede suceder en el futuro. La Unión Europea es una comunidad política formada por estos 27 países. Pero si queremos visualizar los lugares que están dentro del bloque en un mapa, no será tan sencillo como resaltar el territorio de esos estados. Su origen se remonta a 1951, cuando seis países crearon la Comunidad Europea del Carbón y del Acero. Tan solo habían pasado cinco años desde el final de la Segunda Guerra Mundial, y el hecho de que Francia y Alemania Occidental hicieran este acuerdo supuso un gran avance para lograr un clima de paz entre las potencias continentales. Con el tiempo los tratados y acuerdos se sucedieron y cada vez más países se sumaron a la comunidad.

Solo hubo un país que se unió a la Unión Europea y luego la abandonó, el Reino Unido. Es bien conocido el caso del Brexit, que comenzó con un referéndum en 2016 y que culminó con la salida de los británicos de la alianza en febrero de 2020. Pero no fue el único territorio que formó parte de la Unión Europea y ya no lo es. . . Tras un referéndum en 1982, Groenlandia abandonó la entonces llamada Comunidad Económica Europea. Como la isla era tan grande y Europa tan pequeña, el bloque perdió más de la mitad de su territorio en ese momento. A pesar de la retirada de Groenlandia, Dinamarca, cuyo reino forma parte, permaneció dentro de la comunidad. Esto nos da la pauta de que no siempre es tan lineal, que un estado miembro puede no serlo en todos los rincones de su territorio, lo que puede dar lugar a situaciones cuando menos inesperadas. Por ejemplo, podemos ver un límite entre Francia y los Países Bajos. Y no es que hayamos decidido borrar Bélgica del mapa, sino que ese límite está bastante lejos de Europa.

Se trata de la isla de San Martín, ubicada en el Caribe. La isla está dividida entre ambos países. Pero se aplican diferentes políticas. La parte francesa es territorio de la Unión Europea, pero la parte holandesa no lo es. Por eso es una frontera de la Unión Europea pero a miles de kilómetros de Europa. Los otros territorios franceses que forman parte de la comunidad y se encuentran en América son Guayana Francesa, Guadalupe y Martinica. España y Portugal también aportan territorios no europeos a la Unión Europea.

Madeira y Azores para los portugueses y Canarias para los españoles. Pero hay algunas regiones que se consideran especiales, ya que tienen un régimen con algunas peculiaridades. Este es el caso de Åland, un grupo de islas que pertenecen a Finlandia. Tienen autonomía parcial de su país y están exentas de las normas fiscales de la Unión Europea. Algo similar sucede con Ceuta y Melilla. Los territorios españoles en el norte de África no están dentro del territorio aduanero de la Unión. Büsingen am Hochrhein es un enclave alemán rodeado por Suiza, un país que no forma parte de la Unión Europea. Aunque políticamente es Alemania, en la vida cotidiana está integrada en Suiza y utiliza los servicios de ese país. Por eso a nivel aduanero también sigue las reglas suizas.

Pero más extraño es el caso del Monte Athos. Este lugar de Grecia alberga 20 monasterios religiosos que forman un territorio exento de algunas leyes. Tanto es así que la entrada de mujeres está prohibida. Ya que delimitamos los territorios que forman parte de la Unión Europea, es un buen momento para complicar la ecuación. Es que dentro de los límites de la comunidad hay libre circulación de personas. Es decir, para ir de España a Portugal no es necesario presentar documentación personal.

Pero los lugares donde se aplica esta libre circulación de personas no son exactamente los mismos donde forman parte de la Unión. Esta área se conoce como el Espacio Schengen y no corresponde completamente al territorio de la Unión. Por ejemplo, Irlanda está dentro del bloque continental pero revisa los pasaportes del resto de ciudadanos europeos. Por el contrario, algunos países no forman parte de la Unión pero forman parte del Espacio Schengen, como Suiza, Liechtenstein, Islandia y Noruega. Para este último país, la excepción es el archipiélago de Svalbard, que tiene su propia regulación para varios temas. Además, hay tres micronaciones que en teoría no forman parte del Espacio Schengen, pero en la práctica no hay controles: son Mónaco, San Marino y el Vaticano.

Otro aspecto que puede resultar llamativo de la Unión Europea es que cuenta con 27 estados miembros y 24 lenguas oficiales. Solo hay cuatro países que no aportan una lengua distinta a su propio nombre: Bélgica, Luxemburgo, Austria y Chipre. Esta multiplicidad lingüística contrasta con América Latina, que tiene una superficie cinco veces mayor, pero en casi todo su territorio se habla español o portugués. Solo hay unas pocas excepciones con el francés o los idiomas nativos. Ante tanta diversidad cultural en un territorio no tan extenso, la Unión Europea ha destacado varios de sus símbolos. Como en su bandera, que es muy reconocible. En cualquier caso, hoy la Unión Europea tiene defensores pero también detractores entre los ciudadanos del continente. De hecho, eso motivó el referéndum que condujo al Brexit. Las instituciones europeas parecen alejadas de la vida cotidiana de muchos habitantes y tienen procesos que pueden ser difíciles de entender.

Sin embargo, podemos destacar varios puntos favorables para esta alianza. Por ejemplo, en un planeta donde Estados Unidos y China son las dos grandes potencias, cada país europeo individual quedaría muy relegado. Pero al presentarse como bloque tienen un peso mucho mayor en el mapa geopolítico mundial. United tiene una economía ligeramente más pequeña que la de China y Estados Unidos. Además, solo hay dos países más poblados. Y en términos de tamaño, solo hay seis estados nacionales más grandes. Asimismo, la comparación no es del todo correcta, ya que no es un país. Se podría argumentar que lo es, ya que tiene los elementos constitutivos de un Estado-nación: tiene población, territorio, gobierno, derecho y relaciones exteriores. Las funciones de la Unión Europea y las de los países que la componen podrían compararse con las de los países federales con sus estados constituyentes. Como Estados Unidos, México y Argentina, al menos en teoría. Sin embargo, la diferencia es que un país europeo puede retirarse de la Unión si así lo desea, mientras que una provincia argentina no.

Otra diferencia es que ningún país del mundo reconoce a la Unión Europea como un par, sino que la ven como un bloque regional. Por otro lado, además de las facilidades para viajar o trabajar en otros países o las oportunidades comerciales, la Unión Europea tiene un logro mucho más profundo. Si tenemos en cuenta sus antecedentes, ya tiene 70 años. Este es un período histórico muy pacífico para un continente que había vivido guerras sangrientas en etapas anteriores. El espíritu que ha guiado esta alianza es que donde se intercambian bienes , los ejércitos no se mueven. Y básicamente esto ha funcionado. Por eso, la Unión Europea puede estar orgullosa de haber logrado un período de paz, crecimiento económico y reducción de la pobreza para cada vez más personas. ¿ Cómo serán las próximas décadas de la Unión Europea? Deja tu comentario a continuación.

También te invitamos a unirte como miembro de Un Mundo Inmenso. Con una aportación mensual nos ayudarás a seguir adelante con el canal. También puedes acceder a contenido exclusivo..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *