El que inventó el reloj ¿Cómo sabía qué hora era?

El que inventó el reloj ¿cómo sabía qué
hora era? Lo primero que debes saber es que la humanidad
empezó a medir el tiempo mucho antes de inventar los relojes. Así que ¿quién decidió que
el día se dividiera en 24 horas, la hora en 60 minutos y el minuto en 60 segundos?
En la antigüedad, el tiempo solo era medido en unidades como días, semanas, meses y años,
gracias a su sincronización con los fenómenos astronómicos; esta explicación las puedes
ver en uno de nuestros videos anteriores. Originalmente cada día tenía sólo dos partes:
la que tenía sol y la que no. Pero dividir el día en “luz” y “oscuridad” no
era suficiente, por lo tanto los egipcios decidieron fraccionarlo en partes más pequeñas
con la ayuda de instrumentos rudimentarios como los primeros relojes de sol.
Gracias a esos artefactos, los egipcios determinaron que entre el amanecer y el anochecer habría
12 intervalos. Así, la primera hora era al amanecer y la doceava al anochecer.
Pero se toparon con un “minúsculo” problema: los relojes de sol no funcionaban por la noche.
Eran de energía solar ¿entiendes? Je je … ejem…
El caso es que ahora tenían un día dividido en “12 intervalos con luz” y un periodo
largo sin luz.

La solución a esto llegó cuando los astrónomos egipcios se percataron
de que durante el periodo de completa oscuridad, se completaba el pasaje de 12 estrellas…Por
eso decidieron dividir el día en 12 intervalos diurnos (dictados por la posición del sol)
y 12 intervalos nocturnos (reflejados por las estrellas visibles en la noche). En total,
24 “periodos en un día”. Estas horas eran desiguales: más largas en verano y más
cortas en invierno. Este sistema lo adoptaron los romanos y de ahí pasó a todo el mundo
occidental. ¿Y por qué 12 horas y no otro número? Se
debe a la herencia de antiguas civilizaciones como los Babilonios, que usaban sistemas para
contar basados en el número 12, en lugar del 10.

Esto se debía a que usaban cada falange
de sus dedos, sin contar el pulgar, para contar. Impresionantemente, este número es uno de
los más adecuados para medir, porque tiene muchas maneras de ser dividido de manera exacta.
Si se divide entre dos, entre tres, entre cuatro o entre seis, obtienes números enteros.
Y multiplicado por cinco, da sesenta. Por supuesto que podríamos usar un sistema decimal,
pero tendríamos que cambiar las costumbres y los relojes de todo el mundo.
La división de las horas en minutos y estos en segundos, se debe a que el número sesenta
también es muy conveniente. Sesenta es el número más pequeño divisible entre los
seis primeros números y también entre 10, 12, 15, 20 y 30. Claudio Ptolomeo equiparó
la geometría del círculo de 360 grados con la duración de cada hora: cada grado puede
ser dividido en 60 partes iguales, y estas, divididas en 60 otra vez.

Dichas partes fueron
conocidas como “parte minuta primae” (parte pequeña primera) y “parte minuta secundae”,
(parte pequeña segunda), y que ahora llamamos simplemente, minutos y segundos. A la gente
común realmente no le importaban los minutos y los segundos, sólo saber más o menos en
qué parte del día estaban. Fue hasta varios siglos después cuando estas divisiones fueron
incluidas como fracciones de hora en los relojes mecánicos. La precisión de estos aparatos
sólo se volvió importante hasta la edad media, cuando era necesario llevar un horario
riguroso de tiempos de oración y trabajo.

A pesar de que continuamos usando un sistema
basado en costumbres de milenios atrás, la tecnología ha sido fundamental para mantener
actualizada nuestra medición. Hoy en día casi no usamos los relojes solares, de arena
o de péndulo, sino que confiamos en mecanismos más precisos, como el del “tiempo atómico”.
Desde los años sesenta se define un segundo, ya no como una fracción de un evento astronómico,
sino como la duración que le toma a un átomo de cesio realizar más de 9 billones de oscilaciones.
Con este nuevo modelo, surgió el concepto de Tiempo Coordinado Universal, o UTC, el
cual es pieza clave para mantener sincronizados a la perfección los relojes de todo el mundo.
¡Curiosamente! Si te gustó este video, hay más en nuestro
canal de YouTube: youtube.com/curiosamente.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal? Activa
la campanita para recibir notificaciones cuando subamos más videos..

As found on YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *