La tecnología ¿es buena para los niños?

Vivimos en una sociedad que cambia constantemente
y a pasos agigantados, y los avances tecnológicos tienen mucho que ver con esto, y justamente
el gran acceso a la tecnología que tienen los hijosa, llamese internet, smartphone,
videjuegos, televisión o lo que sea, es un tema que causa confusión en muchos padres,
es por eso que en esté video te hablaré de los riesgos que conllevan las nuevas tecnologías,
sus beneficios, y cómo equilibrar el uso que los hijos hacen de ellas para propiciar
su sano desarrollo.

Te doy la bienvenida a mi canal donde ayudar
a los padres es el primer paso para ayudar a los hijos, suscribirte y activa la campana
de notificaciones para que no te pierdas ninguno de estos videos que están hechos especialmente
para ti. Ciertamente la tecnología es una herramienta,
y como cualquier herramienta, no es buena ni mala, todo depende del uso que se le de,
sin embargo como padres no podemos ser ingenuos y creer que no hay riesgos en el uso de aparatos
electrónicos, por lo que te mencionaré los principales, no pare sembrar miedo, sino para
generar conciencia de lo importante que es tener precaución. Empezaremos por uno de los riesgos más grandes
pero que lamentablemente cada vez se hace más frecuente, y esto es la adicción a la
tecnología, te comparto mi video en las tarjetas sobre prevención de adicciones, pues como
la mayoría de los temas, se suele abordar de forma pésima, por ejemplo muchos piensan
que para evitar que sus hijos caigan en adicciones tecnológicas, basta con prohibir el uso de
la tecnología, pero si realmente supieran como funcionan las adicciones sabrían que
esto es inútil, pues una adicción es resultado de un gran desequilibrio, es decir es el síntoma
no el problema, por lo que si un chico vive en un ambiente sano que promueve su desarrollo
personal, por más acceso a la tecnología que tenga no desarrollará ninguna adicción,
mientras que si vive en un ambiente hostil o estéril, por más prohibiciones que le
demos desarrollara cualquier tipo de problema.

Por lo tanto debemos ser consciente de las
adicciones relacionadas con la tecnología, pero comprendiendo que la verdadera prevención
es una familia sana. Otro gran riesgo relacionado con la tecnología,
especialmente las redes sociales, es la presencia de depredadores en línea, como siempre una
dinámica familiar sana es clave para evitar este riesgo, debemos trabajar especialmente
el aspecto de la comunicación y del afecto, te comparto una lista de reproducción sobre
como fortalecer el afecto con los hijos en cada etapa, pues es uno de los más grandes
escudos que les puedes brindar.

Sin embargo en este tema si que es necesario
estar al pendiente de las cuentas de los hijos, incluso si es necesario de sus conversaciones,
pues incluso la mayoría de redes sociales tienen prohibido su uso a niños o adolescentes
menores de cierta edad, por ejemplo la edad mínima para facebook es de 14 años mientras
que la de whatsapp está a punto de subir a 16 años, por lo que no solo es recomendable
que revises las cuentas de tus hijos que son menores sino que es obligatorio a ciertas
edades. Por último hablaré de un riesgo que tal
vez no es tan grave como los ya mencionados, pero si que es fácil caer en él, estoy hablando
de permitir que el uso de la tecnología atrofie nuestras capacidades, tan solo hay que salir
a la calle para ver como se ve afectada la comunicación social, pues no falta quien
le ponga más atención a su smartphone que a la persona que tienen en frente, pero otros
ámbitos también se ven afectados, esto se debe a que cada vez generamos más dependencia
de la tecnología, y si bien, es bueno aprovechar las comodidades y beneficios que nos brinda,
ninguna dependencia es buena.

Uno de los errores más frecuentes que cometemos
los seres humanos es enfocarnos en lo que no queremos en lugar de en lo que sí queremos,
y los padres no son la excepción cuando se trata de educar y cuidar a sus hijos, por
lo tanto está bien conocer y reconocer los riesgos relacionados con la tecnología, pero
eso no es suficiente para orientar a los hijos, pues imagina que trabajas de taxista y se
sube alguien que solo te dice a donde No quiere, eso sería una pesima orientación ¿verdad? pues lo mismo pasa cuando nos enfocamos únicamente
en lo que NO deben hacer los hijos, por eso es importante cuando hablamos de tecnología,
que les enseñemos como SÍ deben utilizarla. Bien utilizada, la tecnología es maravillosa,
pues nos da acceso a información que hace 20 años hubiera sido muy difícil o costoso
adquirir, por lo que debemos enseñar a los hijos a que la utilicen para aprender o profundizar
su conocimiento, puede ser en temas o pasatiempos que les gusten, o incluso en temas académicos,
para esto puedes acompañarlos a ver videos que les enseñen algo positivo o enseñarles
a utilizar grupos en redes sociales sobre temas constructivos, de hecho te puedo decir
que yo a los 16 años aprendí un idioma solamente utilizando la tecnología, y eso que en ese
tiempo no era ni de cerca lo que es hoy en día, y todo sin ayuda de mis padres y sin
pagar ningún curso, de hecho a los pocos años mis padres se sorprendieron bastante
cuando obtuve un trabajo como asesor bilingüe pues no sabían que hablaba otro idioma, y
ese es justamente mi punto, la tecnología es una gran ventaja, y no hay que tenerle
miedo, pero si hay que enseñar a los hijos formas positivas y que les resulten entretenidas
para que ellos solos aprendan o profundicen sobre sus gustos y capacidades, pues recuerda
que uno de los 4 pilares de oro para la educación de los hijos es el pilar de las metas y sueños,
y la tecnología puede ser una gran herramienta para fortalecer ese pilar.

El equilibrio es la clave para la formación
de los hijos, por lo tanto querer dar acceso a la tecnología totalmente libre y sin supervisión
a los hijos así como querer limitar y prohibir por completo su uso, al final de cuentas termina
siendo lo mismo, pues en ambos casos caemos en el error de ser extremistas, por lo tanto
debemos dar acceso a la tecnología, pero de forma paulatina, y enseñando buenas practicas
en su uso.

Un aspecto de la tecnología del cual no se
habla pero considero muy importante, es lo costosa que es, cualquier smartphone, tablet,
computadora o videojuego, tiene un precio elevado, y si quieres echar a perder a alguien,
darle regalos costosos sin que se lo gane es una excelente forma de hacerlo, por lo
tanto yo puedo recomendar dos posturas, una de ellas es enseñar a los hijos a ganar y
ahorrar su propio dinero, para poder comprar sus propios aparatos, muchos padres me comparten
su preocupación porque sus hijos no tienen ninguna visión del futuro o no tienen ambiciones,
y por su puesto que van a tener estas actitudes, pues no saben lo que es trabajar y esforzarse
para conseguir lo que desean, todo lo tienen gratis, y esa comodidad evita que se generén
el deseo de crecer y mejorar. Otra opción que tenemos para evitar engañar
a los hijos haciéndolos creer que las cosas en esta vida son gratis, es que cuando compremos
nosotros esos costosos aparatos, dárselos pero en calidad de préstamo, pues no podemos
dar algo tan valioso a alguien que no se lo ha ganado con su esfuerzo, eso es injusto,
y no, sacar una buena calificación, no es suficiente para ganarse algo por lo que algunas
personas deben trabajar meses, además el estudio es un derecho y privilegio, por lo
que si eres de quienes creen que es justo premiar a los hijos por estudiar, te recomiendo
mi video sobre porque los hijos no quieren estudiar, sin embargo podemos brindarle esas
comodidades siempre y cuando ellos mantengan ciertas condiciones como pueden ser un nivel
académico o cumplir sus obligaciones en el hogar.

Muchos padres que dan a sus hijos regalos
costosos optan por castigarlos quitandoles esos regalos, como puede ser el celular o
la computadora, y cualquier persona poco observadora, podría pensar que lo que estoy proponiendo
es lo mismo, pero no es así, para nada, pues los padres que hacen esto, están retirando
un regalo, algo que ya le pertenecía a los hijos, mientras que lo que yo propongo es
que desde un principio dejemos en claro a los hijos, que le estamos brindando esos aparatos
siempre y cuando cumplan con sus responsabilidades, como si fuera una renta, dejando claro desde
el primero momento que no podemos darles algo que no se han ganado con su esfuerzo.

Si te das cuenta ambas opciones tienen como
objetivo fomentar valores y actitudes positivas, utilizando el valor de la tecnología. Claro que es importante vigilar el uso que
dan los hijos a la tecnología, y la mejor forma de hacerlo sin que parezca que estamos
traspasando su derecho a la intimidad, es señalarles desde un principio que entre mayor
responsabilidad demuestren más libertad y privacidad les brindaremos, de esta forma
no solo los motivamos sino que los forzamos a que utilicen la teconología con responsabilidad
así como que mantengan una actitud responsable en el resto de sus deberes, aunque no me caso
de repetir que la mejor forma de protegerlos es enseñándoles como sí deben utilizar
la tecnología, y generando una buena relación con ellos, pues si solo nos enfocamos en lo
que no deben hacer o en vigilarlos, sera como querer construir un edificio sin estructura,
de una u otra forma terminará derrumbándose.

En conclusión, la tecnología puede ser una
gran herramienta, pero debemos tomar precauciones, y sobre todo eseñar a los hijos como utilizarla
correctamente, evitando el miedo o la sobre-protección, pues son pésimos consejeros. Comparte este video y deja un comentario,
pero sobre todo sigue apoyando a tu familia, hasta la próxima..

As found on YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *