Reviewing EVERY iPhone Ever!

Resulta que existen muchos iPhone, más de los que te imaginas. Y sin importar tu opinión personal sobre el iPhone, el primer iPhone, este modelo de aquí, el original, es emblemático. Lo presentaron al mundo en la Macworld del 2007. Estaba exhibido en una caja de cristal. Y el momento en que Steve Jobs lo anunció en el escenario fue icónico. “Un iPod, un teléfono y un comunicador por internet revolucionario. Todo eso dentro de un solo dispositivo”. En ese momento, quedó claro que Apple tenía algo especial entre manos. Y podemos señalar ese día en el calendario como un claro punto de inflexión que marcó el camino que han tomado los smartphones hoy en día. Y hoy en día ya hemos llegado hasta el iPhone 13, el afortunado número 13. Y, de hecho, el 13 es una línea de teléfonos. Son muchos. Todos tienen cámaras de primera categoría, mucho silicio patentado, muchas más funciones de software y un conjunto de piezas que habrían sido impensables en el 2007.

Claramente pasaron muchas cosas desde ese entonces. Hoy tengo en mis manos todos los modelos de iPhone que alguna vez salieron al mercado, desde el primero hasta el 13, y voy a analizarlos uno por uno. De estos, algunos ya los había visto, otros nunca los había tenido en mano. Es la primera vez que los tengo en el estudio y están andando. Quería tener todos los modelos uno al lado del otro para poder ver cuánto han evolucionado a lo largo de los años, y es fascinante. Así que, acompáñame. Y no te pierdas los gráficos al final. Tenemos gráficos interesantes. Entonces, el 9 de enero de 2007, llegó el primer iPhone. Tengo un dato curioso. Un reportaje del diario británico The Guardian dice que supuestamente 6 de cada 10 estadounidenses sabían que saldría el iPhone antes de su lanzamiento oficial. Así que este producto generó una enorme expectativa antes de su lanzamiento. Cuando finalmente fue revelado, su diseño era muy reconocible. Tenía una estructura de dos tonos, metal en la parte superior y plástico en la inferior, para permitir el paso de las señales de la antena, y un conector para auriculares que causaba problemas con muchos auriculares que no eran de Apple.

Este dispositivo marcó un antes y un después en el diseño de smartphones, con las esquinas redondeadas y el frente plano, y una interfaz que dependía de una pantalla táctil para todo, incluso para el teclado, lo cual fue bastante audaz para aquella época. Aun así, carecía de muchas funciones. El primer iPhone no tenía tienda de apps, entonces solo podías usar las aplicaciones incluidas y ya. Tenía algunas bastante buenas como Safari, YouTube y Google Maps, e incluso una app de la bolsa y una del clima, pero no podías descargar nada más. Ni siquiera podías elegir el fondo de pantalla. Todos los iPhone originales que no tuvieran jailbreak lucían el mismo fondo de pantalla, que era completamente negro, sin nada. Y la ficha técnica hoy en día es casi cómica, pero la presentaré para dar contexto. Tenía una pantalla de 3,5 pulgadas, y una cámara trasera de 2 megapíxeles.

Se lanzó con versiones de 4 u 8 gigabytes y su precio inicial era de 499 dólares, lo cual era bastante caro para un teléfono. Es uno de los teléfonos más reconocibles. Era el único que tenía una bandeja para tarjeta SIM en la parte superior y el único iPhone con un diseño bicolor. Y, de hecho, lo anunciaron en enero, pero no llegó al mercado hasta cinco meses después, en junio. Y, luego, pasaron otros 8 meses hasta que sacaron una versión con 16 gigabytes de almacenamiento. Pero a pesar de que, en retrospectiva, tenía varias limitaciones objetivas y le faltaban algunas funciones, claramente había muchas cosas en el iPhone original que se destacaban y lo hacían mejor que el resto de lo que había en el mercado. Y por eso tuvo un impacto tan grande. Pero hubo un sucesor, y ese sucesor fue el iPhone 3G.

Se llamó 3G, y no iPhone 2, porque fue el primero en utilizar una red 3G en lugar de Edge, y presentó algunos cambios importantes. En primer lugar, se siente mucho más como una versión refinada del iPhone original. Este modelo es completamente de plástico negro, suave como una piedra. Tiene una forma más estilizada que le da una apariencia y sensación de ser más delgado, aunque eso implica una pérdida de espacio en el interior, así que la batería en este teléfono es más pequeña que la del iPhone original. Los botones de volumen y el icónico interruptor de silencio están mejor integrados en los bordes del teléfono.

Y hubo avances considerables en lo que respecta al software. Inicialmente, no había planes para una App Store. Como mencioné, el primer iPhone no tenía, y Steve Jobs había sugerido que todos crearan aplicaciones web para Safari, pero luego reconsideraron la idea. Así que este teléfono debutó con la App Store, que comenzó con 500 aplicaciones disponibles. Y todos sabemos cómo despegó a partir de ahí.

Entonces, aquí tenemos el iOS 2 en el iPhone 3G. Después vino el iPhone 3GS, que fue la primera actualización tipo “S” en la historia. Podemos asumir que la “S” es por “speed”, que significa velocidad en inglés, o quizás significa “silver”, es decir plata, porque el único cambio visible en el exterior es el color del texto en la parte posterior, que pasó de gris a plateado. Por lo demás, el diseño y las dimensiones del teléfono son iguales, incluso le entran las mismas fundas del 3G.

Lo que mejoraron fueron los componentes internos. Tiene un chip fabricado por Samsung que es literalmente dos veces más veloz. También se aumentó la memoria RAM a 256 megabytes y se incorporó una cámara de 3 megapíxeles, además de una batería ligeramente más grande. Analizándolo ahora, también podría argumentar que la S se refería a “software”, que también tuvo importantes novedades en este modelo. Con el iOS 3, finalmente se incorporó la función de cortar, copiar y pegar. Además, por increíble que parezca, este fue el primer iPhone que podía grabar videos directamente en la aplicación de la cámara y que tenía enfoque y balance de blancos automáticos.

También noté que el motor de vibración del 3GS es mucho más suave y menos ruidoso que en los dos modelos anteriores. Sin embargo, este también fue el primer iPhone que tuvo una gran “polémica” asociada a él. Había una versión blanca del 3GS que empezó a mostrar extraños problemas de decoloración, que luego resultaron ser causados por el calor. Como solución, Apple simplemente recomendó a la gente que no dejara su teléfono en el auto durante mucho tiempo bajo el sol o que no lo usara de forma prolongada en un día caluroso. No fue lo ideal, una respuesta muy al estilo de Apple, pero al final resultó bien. Ahora pasemos al iPhone 4, que puedo decir con confianza que fue su mejor diseño nuevo y posiblemente el mejor diseño en toda la historia del iPhone.

Se generó mucho revuelo previo a su lanzamiento debido a la famosa filtración de Gizmodo y aún podemos ver aquel iPhone reflejado en los modelos actuales. Al principio, se lanzó en un solo color: negro. Después hicieron una versión especial blanca. Contaba con un nuevo diseño cuadrado que en su momento se anunció como el teléfono más delgado del planeta, con 9,4 milímetros de grosor. Y aunque había otros teléfonos un poco más delgados, lo más importante era que en esta nueva versión todas sus caras eran planas, lo que le daba un agarre más cómodo y una apariencia icónica. Tenía botones de volumen redondos individuales y estaba todo hecho de vidrio y acero inoxidable.

Era genial. La lista de características de este teléfono es impresionante. Fue el primer iPhone en tener una pantalla de mayor resolución llamada pantalla Retina, que duplicó la densidad de píxeles y se veía notablemente mejor que en cualquier otro iPhone anterior. Además, fue el primer iPhone con un chip de Apple. Aunque todavía era fabricado por Samsung, este iPhone incorporaba el chip Apple A4 de un gigahercio con medio gigabyte de RAM. Esto permitió la multitarea por primera vez y las aplicaciones ya no se cerraban cuando cambiabas entre ellas. Además, fue el primer iPhone en incorporar la cámara frontal, lo que posibilitó el uso de FaceTime, el nuevo servicio de videollamadas. Y mejoraron la cámara trasera a 5 megapíxeles, lo que permitió grabar video en 720p y ofrecer un zoom digital de 5x. Y también recuerdo que este teléfono era muy popular.

Aunque no fue el iPhone más popular en términos de ventas totales, rompió todos los récords de los modelos anteriores y generó largas colas de personas esperando fuera de las tiendas para comprarlo. Se vendieron 1,7 millones de unidades en el primer fin de semana, porque tenía un diseño distinto y era mucho mejor que los teléfonos previos que Apple había lanzado. Sin embargo, este nuevo diseño también le trajo a Apple el mayor problema que tuvo hasta el día de hoy. Las antenas se encontraban en el exterior en el marco de acero inoxidable y, si bien fue una idea ingeniosa de Jony Ive, eso también implicaba que, si agarrabas el teléfono de esta forma, lo cual era algo factible cuando los teléfonos eran de este tamaño, provocaba una caída notable en la señal, y de hecho acaba de suceder. Y la señal podía caerse hasta tal punto que era probable que perdieras una llamada si estabas hablando por teléfono y lo sostenías de esta forma cubriendo las bandas de la antena.

Este problema fue tan grave que Apple tuvo que emitir un comunicado en el que trató de minimizarlo, alegando que el cálculo de las barras de señal no era preciso y que lo resolverían con una actualización de software. Pero también aconsejaron a los usuarios que evitaran sostener el teléfono así. Finalmente, Apple cedió y ofreció una solución: una funda de protección gratuita para el iPhone 4, conocida como Bumper. Todos los compradores del iPhone 4 podían solicitarla a través de una aplicación. Vaya clásico. Este también fue el último iPhone presentado por Steve Jobs. Bueno, ahora pasamos al iPhone 4S. Esta fue otra actualización pequeña, enfocada principalmente en mejorar la velocidad y las especificaciones.

Dado el éxito del 4, Apple no realizó muchos cambios en el diseño exterior más allá de ofrecerlo en blanco también. Aparte mejoraron el diseño de las antenas. Básicamente refinaron el modelo anterior. La cámara de 8 megapíxeles permitía grabar video en 1080p. Y el sistema operativo era el iOS 7. En una entrevista, Tim Cook mencionó que la “S” en iPhone 4S hacía referencia a Siri, la asistente de voz que se presentó con este teléfono. De hecho, fue aproximadamente al mismo tiempo que Google estaba lanzando su propio asistente de voz.

Las primeras versiones de Siri fueron un poco rudimentarias, pero, con el tiempo, fueron mejorando esa versión inicial. El iPhone 5 introdujo un gran cambio, la característica más anticipada por el público que el 4S no había traído: una pantalla más grande. Este fue el comienzo del aumento del tamaño en los iPhone. Aunque parezca increíble, hasta ahora todos los iPhone habían tenido una pantalla de 3,5 pulgadas. Este tenía una pantalla de 4 pulgadas, pero seguía siendo una pantalla Retina con la misma densidad de píxeles. El diseño aún era bastante cuadrado, pero se le añadió más metal, que le dio una sensación más resistente e industrial y también lo hizo un poco más pesado. Además, fue el primer iPhone con conectividad LTE y un gigabyte de RAM, que permitía un mejor rendimiento multitarea en la nueva pantalla más grande.

Pero probablemente el cambio más importante aquí fue la eliminación del conector de 30 pines y la introducción del nuevo puerto más pequeño: el conector Lightning. Quizás lo único malo que surgió con este teléfono fue cuando reemplazaron la aplicación de Google Maps precargada con una nueva aplicación de mapas de Apple, que fue absolutamente terrible en su lanzamiento. Pero la combinación de la pantalla más grande y el amado diseño hicieron que este teléfono despegara en ventas. Se agotó 20 veces más rápido que el 4 y el 4S. Y durante los primeros 16 días de ventas, representó más del 20% de todos los móviles vendidos. Por supuesto, Android no se quedaba atrás. Si te gustaría ver una versión de este recorrido histórico de Android, dale Me gusta a este video y suscríbete para no perdértelo si llegamos a hacerlo. Se podría decir que, para Apple, el éxito del iPhone 5 fue tan fulminante como un rayo.

Por el nombre del puerto. Lightning significa rayo. En fin… Al año siguiente, obtuvimos el iPhone 5S y el iPhone 5C, que, a pesar de haber salido al mismo tiempo, eran muy diferentes. El 5S siguió siendo el modelo de alta gama, cuyo precio había estado aumentando constantemente. Este se lanzó a 649 dólares, lo cual era caro para esa época, pero no dejaba de ser un teléfono de alta gama. Y este, de hecho, es el primer iPhone que tuve y que reseñé. Este mismo, el que estoy mostrando ahora. Conserva el diseño cuadrado, pero tiene pequeños detalles nuevos, como el biselado, y también venía en color dorado. Pero la novedad más destacada aquí, además de una velocidad aún mayor, es el lector de huellas Touch ID en el botón de inicio. Por otro lado, el iPhone 5C era una opción mucho más económica y colorida para acompañar al 5S.

De hecho, la C seguramente hacía referencia a los colores. Pero es curioso cuando miras los precios. Esto aún era en la época en que la mayoría de los iPhone estaban vinculados a un contrato de dos años. Así que el iPhone 5S costaba 199 dólares con un contrato, mientras que el 5C costaba 99. Pero básicamente la idea se trataba de que era un iPhone 5 reempaquetado en un cuerpo de plástico. Este diseño le gustó a mucha gente. Para mí, fue una agradable sorpresa, parecido a los iPods, pero definitivamente no era mi preferido. Sin embargo, creo que ambos teléfonos realmente mostraron la presión que Apple estaba sintiendo, especialmente de parte del mundo Android. Apple suele actuar como si no hubiera otras empresas. Están en su propia burbuja y solo se comparan con los iPhone previos. Y cada nuevo iPhone es el mejor, por supuesto. Pero siento que el aumento del tamaño de la pantalla era un reflejo de cómo todas las pantallas de teléfonos se estaban volviendo más grandes y cada vez ofrecían más y más características.

Lo mismo con el hecho de que ofrecieran un iPhone más económico. Vaya, es muy neón. Pero empezaron a salir muchos otros teléfonos más económicos, y que el iPhone fuera el más costoso no habría sido una buena estrategia, por lo que decidieron hacer ambos. Pero entonces aparecieron el iPhone 6 y el 6 Plus. No son los diseños del iPhone que más me gustan y seguramente tampoco sean los favoritos de Apple. Sin embargo, estos teléfonos se convirtieron en unos de los smartphones más vendidos y más populares jamás creados, así que no creo que les preocupe que no sea el mejor diseño. Su éxito en ventas fue asombroso, con más de 4 millones vendidos en el primer día, 13 millones en el fin de semana de lanzamiento y un total de más de 220 millones de iPhone 6 y 6 Plus vendidos.

Es una cantidad impresionante. Los bordes cuadrados desaparecieron en estos modelos y se volvieron mucho más delgados. Los botones de volumen también se alargaron. Este fue el primer iPhone en tener una cámara que sobresalía ligeramente del cuerpo del teléfono. Pero el cambio más significativo fue el aumento de tamaño: el iPhone 6 tenía una pantalla de 4,7 pulgadas, y el iPhone 6 Plus fue el primer teléfono de tamaño “Plus” con una pantalla de 5,5 pulgadas y resolución 1080p, que Apple llamó Retina HD. Al ser tan grande, tuvieron que desplazar el botón de encendido de la parte superior a un costado para que aún se pudiera alcanzar. Personalmente, siempre me gustaron los teléfonos grandes, y cualquiera que haya probado el mundo Android sabe que hay muchos otros disponibles.

Pero llegar a esto a partir de esto, en solo un año, es un salto enorme. Tal vez recuerdes el término “phablet”. Era una palabra bastante ridícula, que se usaba para describir algunos teléfonos, como el Galaxy Mega, que eran tan grandes que bordeaban entre el tamaño de un teléfono y una pequeña tableta. Ahora estábamos en un mundo donde se ofrecían teléfonos más grandes, y eso tenía sus consecuencias.

El aumento de tamaño trajo consigo algunos problemas de durabilidad, y el más famoso de ellos fue el llamado “Bendgate”, un escándalo porque se doblaban los teléfonos. Incluso hay un famoso video en el que Lew dobla el iPhone 6 Plus con las manos. Creo que es el video sobre dispositivos tecnológicos más visto de la historia. Aunque puedo estar equivocado. Pero esta fue la primera vez que Apple fabricaba un teléfono tan grande y, en retrospectiva, un diseño tan delgado como el del iPhone 6 Plus requería cierto refuerzo estructural. Y, por supuesto, aquí es donde entran en escena el iPhone 6S y el 6S Plus. Con estos modelos, solucionaron varios problemas de hardware, uno de ellos fue reforzarlos con aluminio serie 7000.

Además, mejoraron la velocidad, sin mencionar que aumentaron la RAM a 2 gigabytes, lo cual no está nada mal. Estos teléfonos tienen el chip Apple A9, que sigue recibiendo notables mejoras de rendimiento con cada iPhone y esta no fue la excepción. Pero la gran innovación en este teléfono, a ver si la recuerdas, era el 3D Touch. Esta función se basaba en una capa sensible a la presión debajo de la pantalla que permitía distinguir entre un simple toque y uno más profundo y fuerte. Además, esta tecnología venía acompañada de un motor de vibración háptico llamado “Taptic Engine”.

Ya había sido utilizado con éxito en el Apple Watch y en el Trackpad de las MacBook. Entonces lo incorporaron al teléfono en estos modelos y, la verdad, me encantaba el 3D Touch. Ahora lo extraño. Alerta de spoiler: ya no está más. Pero el destino del 3D Touch quedó en manos de los desarrolladores de aplicaciones. Gran parte de su uso fue para previsualizar enlaces dentro de un mininavegador y para ofrecer atajos desde los íconos de la pantalla de inicio. Pero esta función no perduraría mucho tiempo. Un dato curioso es que este fue otro año en el que el iPhone tenía una batería más pequeña que el año anterior. El aluminio reforzado y el 3D Touch ocupaban más espacio interno, por lo que la batería se redujo. Además, hubo una gran mejora en la cámara de este iPhone, que era de 12 megapíxeles. Estamos hablando del año 2015. Este fue el debut de la cámara de 12 megapíxeles y, desde entonces, cada iPhone producido también ha contado con una cámara de 12 megapíxeles.

Medio año después, tuvimos una incorporación sorpresa en medio del ciclo de lanzamiento de iPhone: el iPhone SE. Sin duda este es el favorito de muchos. De hecho, es el iPhone más antiguo que aún admite la versión más actual de iOS. El viejo iPhone SE, un teléfono de hace 5 años que opera con iOS 15. Esta fue la estrategia de Apple para revivir los teléfonos de menor tamaño. Aunque el nombre oficialmente significa “special edition” o edición especial, podríamos llamarlo “small edition” o edición pequeña porque el tamaño de la pantalla era de 4 pulgadas como el iPhone 5. Incluso comparándolo con otros modelos de Apple, es notablemente ligero y compacto. Además, era más económico y carecía de las características de gama alta como el 3D Touch.

Básicamente era un iPhone 5S con un nuevo chip y una nueva cámara de 12 megapíxeles incorporada. Pero sí, esto marcó el comienzo del fin para los teléfonos pequeños. A partir de este momento, cada teléfono pequeño que Apple lanza tiene algún tipo de etiqueta de “edición especial”, Pero Apple entiende que a la gente le gustan los teléfonos más compactos, y los modelos pequeños con características de gama alta no son comunes. Por su parte, el iPhone 7 y el 7 Plus fueron bastante destacados y marcaron un hito en la industria de los smartphones por diversas razones.

Aunque el diseño no cambió mucho, podría argumentar que esta es una de las actualizaciones más importantes del iPhone. Para empezar, el iPhone de tamaño Plus fue el primero en incorporar varias cámaras. Es cierto que algunos otros teléfonos ya habían superado a Apple en este aspecto. Por ejemplo, HTC había lanzado el Evo 3D y el HTC 1M8 con un sensor de profundidad. Pero el iPhone 7 Plus directamente tenía una segunda cámara con teleobjetivo, zoom óptico y modo retrato, el cual llegaría algunos meses después del lanzamiento en una actualización de software.

En segundo lugar, este fue el primer iPhone sin ningún tipo de botón físico real. El botón de inicio se convirtió en una superficie de vidrio sólido con el lector de huellas Touch ID y el motor háptico detrás, por lo que ya no hacía clic. Es el primer botón de inicio con la tecnología Force Touch.

Y, como ya sabemos, a partir de aquí el botón de inicio comienza oficialmente a despedirse. Pero, sobre todo, esta es la versión del iPhone que prescindió del conector para auriculares. En septiembre de 2016 presentaron la famosa explicación sobre la “valentía” que se requería para innovar, y comenzaron a incluir auriculares Lightning en la caja de los iPhone. Y, por supuesto, como ya sabes, otros productores de smartphones no dejaron pasar ninguna oportunidad para ridiculizar al iPhone en cualquier anuncio o evento. Pero ya sabemos cómo se desarrolló todo a partir de ahí. Porque, como bien sabes, en ese mismo evento también se anunciaron los AirPods, que terminarían siendo unos auriculares inalámbricos sumamente populares. A partir de entonces, todos los demás también quisieron entrar en esa tendencia que cambió las expectativas actuales del audio en los smartphones, tanto para mejor como para peor. También quiero mencionar que el color “negro brillante” que presentaron ese año por única vez fue genial y, aunque tenía el inconveniente de atraer huellas y arañazos, personalmente me encantó.

Además, también sentí que este año fue la primera vez que Apple comenzó a contemplar la idea de dos iPhone distintos, uno con características un poco más avanzadas o “Pro” que el otro. Todavía no se llamaba Pro, pero el iPhone 7 Plus era el que había incorporado una cámara adicional y además tenía un gigabyte extra de RAM. Por lo tanto, al tener el modo retrato, era un poco mejor que el iPhone de tamaño regular.

Esta fue la primera vez que comenzaron a diversificar en ese sentido. Al año siguiente, en 2017, salieron 3 iPhone y la diversificación fue evidente. Obtuvimos el iPhone 8 y 8 Plus, y el iPhone 10. El iPhone 8 y 8 Plus tuvieron actualizaciones bastante menores y, honestamente, algo aburridas. Conservaban el mismo diseño y tamaño que el iPhone 7, con un ligero aumento de especificaciones, pantalla con True Tone y carga inalámbrica, aunque les doy crédito por ser los primeros smartphones en grabar video en 4K a 60 FPS. Sin embargo, su momento de gloria se vio rápidamente eclipsado cuando unos minutos después se reveló el iPhone 10, al que todos llamaron simplemente “iPhone X”. Este fue el verdadero inicio del futuro del iPhone. El iPhone 10 fue un rediseño monumental que se había estado gestando durante años. Y sinceramente, a mí me fascinó en muchos aspectos. Eliminaron el botón de inicio y todo se controlaba con la pantalla. Fue el primer iPhone en contar con la nueva pantalla OLED, que reemplazaba a la LCD. Los bordes se redujeron drásticamente y la pantalla se extendía hasta las esquinas dándole un aspecto muy moderno.

Y con la ausencia del botón de inicio, también desapareció el Touch ID, que le dio paso al Face ID, un sistema de reconocimiento facial con un emisor infrarrojo y un proyector de puntos en la muesca en la parte superior. Pero el aspecto del iPhone X que más impacto tuvo en el mundo de los smartphones, y con buenos motivos, fue el precio. Este teléfono costaba 1000 dólares estadounidenses Ya veníamos viendo cómo los precios aumentaban lentamente: 459, 559, 599, 619, 649, e incluso el iPhone 8 y 8 Plus se lanzaron a 699 y 799 respectivamente, pero el modelo básico del iPhone 10 de 64 gigas arrancó en los 1000 dólares, o sea, saltó directamente a la cima. Y creo que la primera reacción fue de asombro, como: “¿Eso es posible?” “¿Realmente se puede cobrar 1000 dólares por un teléfono y que la gente aún lo compre?” Y resulta que sí, era un teléfono genial, con una pantalla OLED muy atractiva, superior a las de las generaciones previas, así que la gente lo compró mucho.

Y eso pareció abrir la Caja de Pandora para otros fabricantes de smartphones, que se dieron cuenta que también podían hacer un teléfono con especificaciones de alta gama y que ganarían más así que vendiendo los teléfonos más baratos. Pero otro dato interesante, y tal vez la mayor crítica que se le puede hacer al legado del iPhone X, es que es oficialmente el iPhone que se descontinuó más rápidamente en la historia. Por lo general, Apple mantiene los modelos más antiguos por un año adicional a precio rebajado. Pero el iPhone X fue una excepción y fue oficialmente descontinuado después de solo 10 meses, cuando lanzaron el iPhone XS al mercado. De hecho, ese lanzamiento nos trajo tres nuevas versiones: el iPhone XS, el iPhone XS Max y el iPhone XR. En fin, ahora nos hemos trasladado completamente a este nuevo diseño, y el XS traía una mejora de las especificaciones en el mismo diseño y tamaño. Esta vez, la diferencia fue que también crearon una versión aún más grande, con una pantalla más amplia y un precio aún mayor, al que llamaron Max.

Es decir, pasaron de utilizar la etiqueta “Plus” a “Max”. El teléfono más grande tiene las mismas especificaciones que el más pequeño, pero el Max cuenta con la pantalla más grande jamás vista en un iPhone, con un tamaño de 6,46 pulgadas. Realmente se siente como un teléfono grande y moderno. Pero no podían enfocarse solo en teléfonos caros. Entonces, también lanzaron el iPhone XR, que básicamente fue su forma de adaptar el iPhone 8 al nuevo diseño sin botón. Personalmente, no era el mayor fan del iPhone XR, pero hay que entender que la mayoría de las personas no necesitaban un teléfono de gama más alta. Y la mayoría de la gente no iba a notar la resolución increíblemente baja de la pantalla LCD de 720p en comparación con una OLED. Aunque un teléfono de $750 merecía una mejor calidad, este era el que la mayoría de las personas elegiría. Esta opción colorida se convirtió en la que recomendé para la mayoría de la gente porque, a pesar de que el XS y el XS Max eran sin duda superiores, simplemente eran demasiado caros.

Para el año siguiente, en 2019, se podría decir que los nombres se vuelven un poco más simples. Esta vez se llaman iPhone 11, iPhone 11 Pro y iPhone 11 Pro Max, aunque, en realidad, es más complicado de lo que parece. El iPhone 11 es el modelo más económico y pequeño, con una pantalla LCD. Lo sorprendente es que este modelo base, el iPhone 11, tiene una pantalla más grande que el iPhone 8 Plus, que era el modelo de tamaño más grande en el pasado. Parecía que la tendencia en el mercado era ofrecer pantallas cada vez más grandes. Para este momento, el bulto de las cámaras ya era una característica de diseño, y el iPhone había elegido colocarlo en una esquina redondeada relativamente discreta. La única crítica real que se le puede hacer a este diseño es que a esta altura la competencia ya ha dejado atrás la muesca en la parte superior de la pantalla.

Todos usaban pantallas perforadas, con recortes más pequeños, incluso algunas estaban implementando tecnología avanzada detrás de la pantalla. Pero Apple sigue utilizando la muesca, que mantendrá como característica distintiva de los iPhone. Este fue el primer año en que Apple lanzó un iPhone con el nombre “Pro”, que estaba en el extremo más alto de la gama. Entonces, pasamos de Plus, a Max y finalmente a Pro. La verdad, parece que están jugando con los nombres para ver hasta dónde pueden venderlos por un precio más alto. En esta versión, han eliminado la tecnología 3D Touch Por lo tanto, el hardware adicional se desechó y ahora solo se utiliza una pulsación larga, que conocemos como Haptic Touch. Este es el primer iPhone que cuenta con tres cámaras en la parte posterior, ya que han incorporado su primer lente ultra gran angular. Mención especial a LG por haber sido pioneros en esta tecnología.

A partir de ahora comenzamos a ver el iPhone moderno que conocemos. Una cosa que me intriga y quiero que me digas qué opinas en comentarios es si crees que prescindirán de la palabra “Pro” por otra. Ya han utilizado Plus, Max, y Pro. ¿Hay otra palabra que puedan utilizar para vender teléfonos con pantallas, cámaras, baterías y características mejores? Tal vez, pero no podemos dejar de lado el favorito del público, otro que salió a mediados de año: la segunda generación del iPhone SE. Nuevamente, SE significa “edición especial”, pero también representa la versión más compacta, ya que es el iPhone más pequeño que produce Apple en esta generación, con una pantalla de 4,7 pulgadas. Se siente diminuto comparado con el resto de la línea y con el resto del mundo de los smartphones, pero así es el mundo en el que vivimos ahora.

Básicamente, es un iPhone 8 con algunas mejoras y el nuevo chip incorporado. Eso por sí solo lo posiciona como una de las mejores opciones disponibles, sobre todo en lo que respecta a la cámara y el rendimiento. También quiero decir que este definitivamente es el rojo más impresionante que fabricaron. Así es, es el mejor. Además, el precio inicial a 399 pone las cosas en perspectiva. El hecho de que este fuera el teléfono más económico muestra cuánto aumentaron los precios.

Este teléfono era su propuesta para competir en el mercado de gama baja, donde varios otros les estaban ganando terreno. Esto se vería genial en un gráfico. El año pasado lanzaron 4 nuevos iPhone, cada uno ligeramente diferente, formando una línea completa de productos: iPhone 12 mini, iPhone 12, iPhone 12 Pro y iPhone 12 Pro Max. Además, los bordes cuadrados han vuelto. De hecho, la forma del diseño de esta generación da la sensación de que el iPhone 10 y el iPhone 4 se fusionaron y tuvieron un bebé. Tengo algunos puntos para destacar. Al fin introdujeron la compatibilidad con 5G, pero con algunas limitaciones. Si viste la reseña completa, sabrás a qué me refiero. Esta vez, el Pro Max tiene un conjunto de cámaras algo diferente, que sorprendentemente es incluso mejor que el del Pro y el resto de la línea, e incluye un sensor primario más grande con la nueva estabilización por desplazamiento del sensor.

Además, este es el primer año en que tenemos un iPhone mini, que curiosamente tiene más o menos el mismo tamaño de pantalla que el iPhone Plus de hace apenas 3 años. Por si no adivinaste, me refiero al iPhone 8 Plus. Y no nos olvidemos de que, en este lanzamiento, Apple continuó con la extraña tradición de anunciar una nueva función de cámara en el escenario, pero luego no ofrecerla en el teléfono desde el primer día y resolverlo con una actualización de software más adelante. Por ejemplo, se anunció ProRAW, un nuevo códec de cámara para fotos en formato RAW del iPhone, pero no se lanzó hasta 2 meses después. Sin embargo, podríamos decir que lo más destacado de la línea del iPhone 12 es que comenzó a venir en esas cajas más compactas que no incluyen cargadores.

Por supuesto, esta fue otra decisión de Apple que fue objeto de muchas burlas. Pero literalmente un año después comenzamos a ver que otros fabricantes como Samsung y Xiaomi también lo implementaron. No me sorprendería si esto llega a ser la norma en el mundo de los smartphones, pero probablemente sea lo que más recordaremos del año del iPhone 12. Y, por último, pero no menos importante, el afortunado iPhone 13. La línea es la misma que el año pasado, desde el más pequeño y económico 13 mini hasta el más grande y prémium, el 13 Pro Max. Si bien en cuanto a especificaciones parece una actualización menor, se centraron en las 3 áreas más importantes del teléfono. Las cámaras mejoraron en todos los sentidos. Y, personalmente, creo que los modelos Pro tienen el mejor sistema de cámaras de cualquier smartphone en el mercado en este momento.

Además, mejoraron la duración de la batería, aunque los teléfonos son un poco más gruesos y pesados debido a las baterías más grandes. Y también mejoraron las pantallas, en particular las de los modelos Pro, que ahora finalmente cuentan con una pantalla con alta tasa de refresco que llega hasta los 120 hercios. Siguiendo con la tradición, se anunció que los modelos Pro del iPhone tendrán video ProRes, aunque aún no está disponible en los teléfonos. Se espera que llegue con una actualización de software.

En resumen, si sumamos todos los modelos Mini, Max, Pro, Plus y SE, hasta ahora se han fabricado un total de 33 modelos diferentes de iPhone. Son muchos. Espero estar haciendo bien las cuentas. Eso representa más de 14 años desde que existe el iPhone. Claramente, son muchos teléfonos. Y otro dato curioso es que actualmente existen más de 1000 millones de iPhone que están activos y en uso ahora mismo. Pero hablando de números, soy un fanático de los gráficos. Realmente me encanta poder visualizar estos números presentados de forma atractiva para compararlos, así que eso es lo que haremos ahora. Creo que los gráficos son la mejor manera de entender cómo han evolucionado estos teléfonos o incluso para ver patrones interesantes.

Me gustaría comenzar con el gráfico del almacenamiento total en los iPhone. Este gráfico muestra el tamaño total de almacenamiento que ha estado disponible en los iPhone de cada año. Todos recordamos cuando se lanzó el primer iPhone con 4 u 8 gigabytes de almacenamiento, una cifra bastante impresionante para aquel momento. Pero desde entonces, ha ido incrementando constante y progresivamente hasta que este año, la capacidad máxima de un iPhone supera los 1000 gigabytes. Impresionante. Me pregunto dónde estaremos en unos años, tal vez con iPhone de un petabyte para grabar videos en ProRes, quién sabe. Ya veremos. El rendimiento también ha seguido una curva ascendente estable gracias a la ley de Moore. Aunque me gustaría mostrar la puntuación de Geekbench para cada año, no hay datos de Geekbench para algunos de los primeros iPhone.

Pero es interesante ver cómo la cantidad de RAM en estos teléfonos se mantuvo estable durante un tiempo en un gigabyte, y luego ha ido aumentando constantemente desde entonces. Aunque no es tan impresionante como en algunos otros teléfonos, es interesante observarlo. Hablando de estabilidad, mira el siguiente gráfico. La cantidad de megapíxeles en las cámaras. Empezamos con una cámara de 2 megapíxeles en el iPhone original, luego subimos a 8, que era una buena cantidad, y se mantuvo así durante un tiempo. Y luego con el iPhone 6S saltaron a 12 megapíxeles, Y, desde entonces, todas las cámaras de iPhone han tenido esa cantidad. Me pregunto cuál será el próximo número. Para grabar video en 8K, tendrían que saltar a 30 o 33 megapíxeles, pero ya veremos. Los gráficos de megapíxeles de otros fabricantes son una locura comparados con este.

Pero el tamaño de la pantalla es otro tema entretenido. Ya hablamos de la presión que ejerce el resto del mundo de los smartphones para hacer teléfonos cada vez más grandes. El iPhone tuvo una pantalla de 3,5 pulgadas por un tiempo, pero luego el límite se rompió y obtuvimos tamaños cada vez más grandes. Sin embargo, también han intentado mantener un iPhone más pequeño en la línea de productos. Hay que respetarlos por eso. Pero es posible que este sea el último año en que veamos un mini iPhone de alta calidad.

Así que, si aún buscas un modelo pequeño, hazte con uno mientras puedas. Aquí va otro gráfico divertido: los precios iniciales. Aquí podemos ver todos los precios iniciales de los iPhone que salieron cada año, desde 2007 hasta 2021, sin contrato. Por supuesto, ahora es más común que la gente compre teléfonos sin contrato de lo que era hace una década, pero igual se puede ver claramente la progresión. En realidad, el iPhone de 999 no supuso un avance monumental comparado con los modelos previos. Pero lo que sí fue todo un desafío mental fue cuando se añadió un cuarto dígito al precio. Para que te des una idea, el iPhone más caro que se puede comprar actualmente cuesta 1599 dólares, lo cual es mucho más que el iPhone más caro disponible al principio, que costaba 599 dólares.

Y, por último, solo por diversión, visualicemos las ventas. Desde 2011 hasta 2015, las ventas del iPhone experimentaron un auge significativo, y el iPhone 6 y 6 Plus jugaron un papel importante en esto. Estos fueron los iPhone que más se vendieron en la historia. Y creo que hasta podemos afirmar que es el smartphone más vendido de la historia. Pero ahora las ventas de iPhone se estancaron un poco y el mercado está más saturado, por eso Apple está trabajando en el desarrollo de otras categorías, como los servicios y accesorios para el iPhone. Así fue como avanzamos de este punto a este otro, del 1 al 13. ¿Qué novedades traerá el iPhone 14? No lo sé. Solo quienes trabajan en él lo saben, pero espero que incluyan un puerto. Eso es todo lo que diré al respecto. En fin, hasta aquí llegamos. Gracias por acompañarme. Hasta el año que viene, Apple. Adiós..

As found on YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *